Conscientes que el abuso del alcohol y el consumo de drogas, sustancias alucinógenas, enervantes o que creen dependencia, deterioran el desempeño personal y afectan seriamente la seguridad, eficiencia y productividad de los empleados de la compañía en general, la empresa establece las siguientes políticas de uso indebido de alcohol y consumo de drogas:

• Sus empleados no pueden poseer ni hacer uso de bebidas alcohólicas, estupefacientes o consumo de sustancias alucinógenas en horas laborales, dentro de las instalaciones de la empresa o vehículos de ella
• La indebida posesión, distribución o venta de drogas controladas no recetados o de sustancias alucinógenas, enervantes o que generan dependencia, en funciones de trabajo y dentro de las instalaciones, está estrictamente prohibida.

• Presentarse a trabajar bajo efecto de alcohol, drogas y/o sustancias alucinógenas, enervantes o que creen dependencias, está expresamente prohibido.

• No se permite el consumo de cigarrillo en instalaciones de la empresa o donde esté expresamente prohibido.

• La contravención de esta política es causal para la cancelación inmediata del contrato de trabajo o la aplicación de sanciones disciplinarias.

• La compañía reconoce que tanto el alcoholismo como la drogadicción son situaciones susceptibles de tratamiento. Los empleados que consideren tener problemas de dependencia de alcohol y drogas deben buscar asesoría y seguir un tratamiento, en forma rápida y apropiada, antes de que el problema se convierta en un obstáculo para un adecuado desempeño.

• Esta política es de obligatorio cumplimiento en el desarrollo de las actividades, por esto cada una de las personas que integran la compañía la comprenderá como propia según sus funciones y responsabilidades.